lunes, 1 de septiembre de 2008

La ceramica

La cerámica tuvo entre los griegos gran importancia. Fue muy rica y variada en sus formas y perfecta en sus acabados. Se caracterizo especialmente por la estilización y la expresión de las figuras.

Durante el periodo arcaico se mostraba cerámica de figuras en negras sobre fondo rojo.
En el periodo clásico predominan las figuras rojas sobre fondo negro brillante.
En el periodo helenístico aparecen las cerámicas con esmalte azul, amarillo o blanco con figuras de tendencia naturalista.

Los vasos griegos tenían diversas formas, las principales eran:
El ánfora: para contener aceite, vino, etc.
La crátera: para hacer mezclas de líquidos.
La urna: vaso destinado a guardar las cenizas.
La hidra: para contener el agua.
El lekitos: para conservar ungüentos olorosos.
El alabastro: para guardar perfumes y resinas.
El cántaro: para beber.
El cáliz: copa especial para los banquetes.